Volver

TIPS

Soya

LA LECHE DE SOYA
Las recientes propiedades atribuidas a la soya, han hecho de este grano tan apreciado por los vegetarianos por su alto contenido en proteínas, un alimento infaltable en la mesa de todos.

La leche de soya dejó en el olvido su sabor desagradable, y hoy comparte sus cualidades nutricionales con niños y adultos. Sobre la mesa, su imagen se fortalece como los huesos que se nutren por el calcio que ésta les proporciona.

Y es que la leche de soya es superior a la de vaca por su mayor contenido de hierro, yodo y zinc. Pero su contenido de este mineral, es sólo un pequeño eslabón en la cadena de propiedades alimenticias que proporciona.

No en vano, la soya ha sido considerada uno de los descubrimientos más importantes en nutrición en los últimos cincuenta años. Aparte de su contenido en calcio, el grano de soya es una proteína de alta calidad: es el único de origen vegetal de igual calidad que la de proteína animal.

Aliada del corazón
Sin embargo, son los últimos estudios que revelan su capacidad para proteger el corazón y reducir los riesgos de cáncer, los que han llevado a convertirla en el alimento estrella.

El tipo de proteína que proporciona la soya tiene la particularidad de reducir los niveles elevados de colesterol y, por ende, el riesgo de sufrir una cardiopatía coronaria. No es casualidad que en países donde se consume una gran cantidad de soya como China o Japón, el índice de enfermedades cardiovasculares y el riesgo de cáncer sean notablemente bajos.

La protección del corazón, se refuerza por su contenido en lecitina, una grasa poliinsaturada que ayuda a barrer el colesterol malo del organismo.

Por otra parte, su contenido de isoflavonas regula el efecto estrogénico lo que favorece la reducción de cáncer en las mamas y órganos reproductivos en la mujer. Por esta razón, la soya podría ser de gran utilidad para las mujeres que están en la etapa de la menopausia y no desean recibir terapia de reemplazo hormonal.

Por éstas virtudes, a las que se suma su ausencia de grasas saturadas que son dañinas para la salud y están presentes en las carnes, los nutricionistas aconsejan consumirla con regularidad y reemplazar parte de la proteína de origen animal por proteína de soya.