Volver

TIPS

La Quínoa y sus grandes beneficios

Las propiedades nutritivas, así como los beneficios que aporta a nuestra salud, son tantas que muchos la consideran un “alimento perfecto”. La versatilidad de esta semilla, además, permite su uso de muchas formas en la cocina. Desde ensaladas, sopas y soufflés hasta bebidas alcohólicas como la cerveza, no parece haber receta que se resista al saludable grano, celebrado por su agradable sabor y textura suave.

Una Súper Semilla

De la familia de las quenopodiáceas, como la espinaca y remolacha, la quínoa tiene la ventaja de contener mucha proteína (hasta 50% más que otros granos). Su valor proteínico es, de hecho, superior a la mayoría de los cereales, ofreciendo una proteína casi completa.

La doctora en naturopatía Brooke Leason destaca, en este sentido, que la quínoa es un buen aliado para las personas que llevan dietas vegetarianas o simplemente que estén buscando alternativas a la carne. Su consumo es, asimismo, muy recomendable en la dieta celíaca (enfermedad crónica que atrofia los intestinos) ya que no contiene gluten.

La quínoa es un cereal de origen inca que se conoce desde hace miles de años. Éste ha sobrevivido sin muchas modificaciones, y hoy día hay muchas razones por las que se recomienda, entre ellas que: es hipoalergénica, antiinflamatoria, libre de gluten y una buena opción al trigo, harinas y otros cereales alterados.

Se recomienda la quínoa porque es muy nutritiva y se puede hacer de mil formas. Se puede preparar como cereal caliente en las mañanas, añadir a la sopa, usarla molida como harina o cocinarla como si fuera arroz. Porque una porción de habas con quínoa tiene más proteína que un pedazo de carne roja.

Otras virtudes de la semilla ancestral es que es rica en potasio, magnesio, varias vitaminas del complejo B, zinc, cobre y minerales, como el hierro, calcio y fósforo.

Saludable y natural

La quínoa es un gran aliado de la cocina natural porque su cultivo no necesita plaguicidas ni fertilizantes por lo que se trata de un grano orgánico libre de sustancias químicas. Esto hace que la quínoa tenga un balance perfecto en sus omegas, a diferencia de granos más comerciales como el trigo y el maíz.

Es uno de los pocos granos ancestrales que no ha sido alterado genéticamente. Por eso la quínoa conserva su calidad en un 90 por ciento y se utiliza para personas que son alérgicas al trigo común.

Es importante, sin embargo, lavar bien el grano antes de usarse, pues tiene una cubierta de sabor amargo.

Beneficios Quinoa