Volver

TIPS

10 Razones para Tomar Soya

Según investigaciones recientes, la soya es el vegetal que mejor calidad proteica tiene ofrece, por ello durante milenios ha sido la principal fuente proteica de los países del continente asiático, de donde es originaria.

1. Controla el colesterol
Es un hecho comprobado que el consumo de soya o de cualquiera de sus derivados disminuye el colesterol total de la sangre en personas con una tasa elevada, y en personas con tasas normales cuando su régimen es rico en colesterol. Más concretamente una investigación realizada por expertos canadienses demostró que el 70% de las personas que consumían tres vasos de leche de soya y un postre de soya al día, disminuyeron en más de un 10 % su colesterol perjudicial (LDL), aumentaron un 9% su buen colesterol (HDL)

2. Lucha contra el envejecimiento
Los fosfolípidos, los ácidos grasos poliinsaturados y la vitamina E que contiene la lecitina de soya contribuyen a mantener la juventud de las estructuras de nuestras células, por eso también conserva la de nuestra piel.

3. Alivia los síntomas de la menopausia
Consumir unos 40 gramos al día de soya ha demostrado tener efectos beneficiosos en las mujeres posmenopáusicas, sobre todo en lo que respecta a la lucha contra la osteoporosis. Expertos australianos y americanos constataron que las mujeres que se sometieron a este estudio aumentaron significativamente su masa y densidad ósea y disminuyeron el número de sofocos.

4. Estimula la concentración y el aprendizaje
La soya contiene un 8% de ácido alfa-linoléico. Este ácido graso poliinsaturado en indispensable para el desarrollo de las membranas de las células del cerebro y de las vainas de mielina, y es particularmente esencial para el feto, y durante los primeros tres años de vida del niño. Además, la lecitina de soya contiene fosfatidilcolina y ésta representa un interesante aporte de colina en la alimentación, una pseudovitamina que mejora la pérdida de memoria y atención frecuente en la tercera edad.

5. No contiene lactosa
Tanto o más nutritiva que la leche de origen animal, la soya es, hoy en día, el mejor sustituto de la leche de vaca para todos los que sufren de intolerancia a la lactosa.

6. Protege contra ciertos tumores
La soja, y también otras legumbres como las judías secas o lentejas, contienen una sustancia llamada fitoestrógenos (isoflavonoides, fitosteroles, saponinas e inositol hexafosfato). Estas parecen tener una acción protectora frente a determinados cánceres de tipo homodependiente, como el de mama o el de próstata, y ayudan a prevenir enfermedades coronarias. Como curiosidad los japoneses, grandes consumidores de soya, poseen concentraciones sanguíneas de flavonoides (de acción protectoras sobre la glándula prostática), hasta diez veces superiores a las de los occidentales y una tasa de mortalidad por cáncer de próstata más baja que la de los occidentales.

7. Es rica en vitaminas y minerales
De entre las vitaminas destacan las del grupo B (B1, B2 y B5). Bajo su forma en aceite contiene también vitaminas A y E. En cuanto a minerales, la soya contiene cantidades mayores que las de cualquier otra legumbre, destacando el potasio y el fósforo, y ocho aminoácidos esenciales que nuestro cuerpo no puede sintetizar a través de otros alimentos y que es necesario aportarlos a través de la alimentación.

8. Contiene buenas grasas
Para que las grasas tengan un efecto beneficioso para nuestro organismo debemos consumirlas en proporciones equilibradas. La soya es rica en ácidos grasos poliinsaturados y monoinsaturados, ayudando a equilibrar en nuestra dieta el efecto total de las grasas.

9. Es una fuente inapreciable de lecitina
La lecitina ejerce una acción reguladora sobre las tasas de colesterol en sangre y beneficiosa sobre la memoria y el envejecimiento de las estructuras nerviosas, mejorando el rendimiento intelectual en niños, adolescentes y ancianos. Regeneradora de las membranas celulares en general, la lecitina tiene un importante papel en la prevención de la litiasis biliar.

10. Sus proteínas son de alto valor biológico
La soya aporta dos veces más proteínas que la carne, tres veces más que los huevos y nueve más que la leche sin contener tanta grasa saturada como este tipo de alimentos. Pero además sus proteínas son de un alto valor biológico frente a las restantes legumbre que no poseen un valor nutritivo tan completo. El valor biológico de las proteínas está determinado por la cantidad y calidad de sus aminoácidos.